La niña que fui

Si pudiera abrazar a la niña que fui, le susurraría con amor: «Vive con pasión. Sueña sin miedo. Camina con determinación. Agradece cada instante y ama sin pudor».

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.