Reseñas

RESEÑA

RESEÑA

LIBROS Y LITERATURA TV

Toda mi gratitud a «Libros y Literatura» y más concretamente a Victoria por la hermosa y emocionante reseña que ha escrito de «Alma (y su casita de muñecOs)».
Todas mis novelas (en realidad, todas mis publicaciones) persiguen un fin muy concreto, Alma no podía ser la excepción. Más allá de entretener y distraer el tiempo suponen herramientas valiosas de autoconocimiento. Pero no son explícitas, dichas herramientas han de ser descubiertas porque se esconden, ocultan y disfrazan entre los devenires de los personajes. Algunos lectores (o muchos), pero no todos, son capaces de encontrar ese tesoro, y los más atrevidos incluso de integrar lo aprendido en su vida. Victoria ha sido una de ellos.

A continuación os dejo la reseña íntegra.
Merece la pena leerla.

«Podría empezar esta reseña hablando de Alma, pues será ella quien nos cuente la historia que se esconde entre las páginas de esta novela. Sin embargo, creo que es esencial que os hable primero de la autora de Alma y su casita de muñecOs para que podáis entender el alcance de esta novela.

Concepción Hernández Sánchez (Alicante, 1971), es matrona y psicóloga, además de una enamorada de la vida, el poder de la gratitud y del perdón. Ha escrito varias obras, entre ellas: Lágrimas de pan, A una sonrisa de tu sueño, Buscadora de abrazos o ¡Confía y suelta! No es relevante cuando leemos la novela conocer las profesiones de Concepción, pero sí que es esclarecedor, pues en ellas se concentra la esencia de su escritura. Es decir, Concepción es también una matrona literaria, capaz de ayudarnos a dar vida aquellas partes que creíamos más ocultas y es, sin duda, una psicóloga que a través de las palabras nos regala las herramientas necesarias para encontrar nuestro camino. Sin yo esperármelo, esto es lo que la autora me ha regalado con este maravilloso libro al que siempre voy a estar agradecida.

Como os decía al comienzo de la reseña, Alma es quien nos narra la historia de Pandora y, por supuesto, también la suya. Y eso que, para la atormentada Pandora, Alma no es más que un concepto abstracto que desconoce, pero ella es su sierva más leal y, aunque carezca de libertad, Alma es nada más y nada menos que el subconsciente de Pandora. Cuando una noche, como tantas otras, Pandora decide poner fin a su vida ingiriendo una cantidad desmesurada de somníferos, Alma sabe que es el momento de actuar: necesita conocer su verdad, desvelar su secreto y abrazar el dolor para después dejarlo ir.

Y es que Pandora, una matrona de cuarenta años, soltera y que vive sola, está convencida de que su existencia no tiene sentido “he venido al mundo por error, a molestar, a estorbar” y sabedora de que no merece el amor, siente una inusitada atracción por la muerte, pues, según ella, allí se debe estar mucho mejor. Como veis, Pandora siempre encuentra motivos para justificar su tendencia suicida, pero esta vez Alma no va a dejarla sola. Va a hacerle ver que todas sus creencias son injustificadas.

Así es como Pandora despierta a la mañana siguiente de aquel intento de suicidio junto a la extraña Alma, a quien considera su nueva terapeuta. Todavía no sabe que está a punto de iniciar un viaje que removerá los cimientos de la casa que ha ido construyendo, una casa muy personal que esconde cinco ventanas especiales a las que tendrá que enfrentarse poco a poco para poder avanzar y redecorar su mente.

Pandora descubre que no solo Alma está allí para complacerla y ayudarla. Bella, una preciosa dragoncita y Pitusa, una linda niña, también forman parte de ella. Son su lado más visceral y el más inocente y las tres, esas partes inaccesibles e inexistentes para Pandora, no van a dejarla caer. No esta vez.

Cuando Pandora va sintiéndose preparada, debe enfrentarse a aquellas ventanas que esconden personas y recuerdos que, en ocasiones, no son como ella esperaba. Así, enfrentándose a su pasado, a las creencias que se había formado y a historias de amor que no resultaron, entendemos la historia de Pandora, quien empieza a conocerse a sí misma y aprende, poco a poco, a soltar lastre. Hasta que, por fin, tenga que enfrentarse a Aquello, algo que había olvidado, pero que ha condicionado su existencia desde entonces.

Alma y su casita de muñecOs podría parecer una novela más, una de esas que narran historias de amores inconclusos y vacíos existenciales. Pero no, este libro esconde mucho más entre sus páginas. Este libro es una herramienta maravillosa para, a través de Pandora y el resto de personajes, conocernos a nosotros. Concepción ha escrito una novela capaz de hacernos recorrer el camino de regreso hacia nosotros mismos, una novela que nos permite explorar nuestras emociones y que nos permite enfrentarnos, de una forma serena, a nuestras propias creencias y a aquellas que debemos eliminar. Y es que, como dice la autora, confiar y dejar ir son las claves.

Este libro es un regalo perfecto para aprender a cuidar nuestra mente consciente y, en cierto modo, llenarnos de gratitud hacia la autora, hacia el libro y hacia nosotros mismos». 

RESEÑA

RESEÑA