¿Error o bendición?

Me he propuesto disminuir la presión, levantar el pie del acelerador, ser más paciente conmigo misma, más complaciente y menos exigente.

Voy a cultivar la benevolencia y comenzaré por mí.

Estoy convencida de que tomar distancia y contemplar la Vida desde una perspectiva más amplia me ayudará. Me repetiré tantas veces como precise: “Recuerda que has venido a aprender para crecer, equivocarse no es malo sino necesario”, y seguiré adelante sin lastrar culpas ni remordimientos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.