Mereces amor, siempre!

Cuando nos sentimos indignos, cuando somos incapaces de perdonar nuestros errores, cuando creemos no merecer, recibir Amor nos parece una idea descabellada, espantosa, y atacar a quien nos ama, la mejor de las opciones.

Caminamos con la confusión a cuestas, afirmamos que son los cuerpos los que aman, pero no es así.

¿Sabes?

No necesito tu consentimiento para amarte porque mis decisiones son sólo asunto mío y no importa lo duras que sean tus palabras ni lo doloroso de tu silencio, te amo con todo lo que Soy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.