Ámate

No te excluyas a ti mismo. Ponte en primer lugar. Acéptate tal y como eres, con luces y sombras, con aciertos y errores.

Los demás, no podrán entenderte, no eres asunto suyo.

Piénsalo un instante y responde con franqueza, ¿quién reina en tu corazón? ¿A quién has permitido entrar? ¿Le acompañas?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.